top of page
  • Foto del escritorEscenarios Saludables

“RECUERDO ESE SUCESO Y NO QUIERO VOLVER NUNCA MÁS”

Autora Anónima


Hace un año tuve un brote psicótico. Estaba muy irritable y me estaba por venir la menstruación. Ese día todo me molestaba, hasta que una mosca que volara por el aire, me rozara.


Ese día en Argentina se estaba votando para diputados y senadores. Yo no fui a votar.

Empecé a discutir con mi pareja; él se fue a la calle y me dejó sola. Ahí desate mi furia: empecé a los gritos, me tire al piso a llorar, me golpeaba la cabeza contra el piso. Después agarre un cuchillo y lo golpee en la mesa. Fue horrible, porque perdí la noción y eje de mi misma. Abrí la puerta y se me escapó el gato, que se quedó ahí y no se fue; no sé en qué momento paso todo esto. Me subí al techo y jugaba a que me iba a tirar, cuando volvió mi pareja, me pidió y convenció para que bajara. Mi perra Juli y mis gatos me miraban como lloraba y me golpeaba la cabeza.


Lo llamé a mi psiquiatra y trato de calmarme, hasta que consiguió que volviera a la realidad. Además del trastorno afectivo bipolar que ya estaba padeciendo, después de ese acontecimiento me diagnosticaron trastorno disfórico premenstrual. Aprendí que el TDPM “causa cambios drásticos en el estado de ánimo que pueden interferir en el trabajo y afectar las relaciones con otras personas”. La medicación que me receto mi médico me ayudó a controlar esos brotes y a no tener esos síntomas premenstruales. Desde ese momento no tuve más esos episodios aunque como pasa con alguna medicación, tuvo efectos secundarios: subí de peso. Aunque después de un ajuste, pude bajar casi todo lo que había engordado.


La verdad fue un antes y un después. Recuerdo ese suceso y no quiero volver nunca más. Así que, como alumna disciplinada, tomo mis medicamentos como me indicaron. Anoche armando el pastillero, mi pareja le hablaba a mi perra y le decía: “todo sea para que mama esta estable”.

Comments


bottom of page