top of page
  • Foto del escritorEscenarios Saludables

Escenarios Saludables… a 10 años de nuestro primer viaje a Monte Quemado

Trabajo de campo

Raúl Morello.

Médico Psiquiatra. Fundador de “Escenarios Saludables

En estos meses se van a cumplir 10 años de que, por primera vez, algunos de los integrantes de Escenarios Saludables, visitó esta querida comunidad del norte santiagueño para ponerse a caminar con ellos, y tratar de seguir, a pesar del dolor de las muertes por suicidio que los atravesaban. Por eso, este año será un tiempo de agradecimiento por lo recorrido, aprendido y compartido con muchos hombres y mujeres de nuestro país.


Al Dr. Raúl Morello, psiquiatra y fundador de este espacio, se le ocurrió escribir en su “particular” estilo, un relato que refleja el recorrido inicial por este grupo de personas. Con una mezcla de ficción, reflexión filosófica y recurso al humor va dando cuenta de esos pasos en un libro que acaba de salir a la venta:

Sui Genesis o El libre albedrio (Ud. elige). Memoria sin balance.

Editora Patria Grande


Compartimos con ustedes un fragmento de este libro, que será presentado oportunamente en distintos lugares a lo largo de este año:


“La pregunta que inicia este dialogo no tiene signos de interrogación, pero es una pregunta al fin: desconocemos si alguna vez se le ocurrió pensar en los que enfrentan el sufrimiento humano y parece que lo viven como una misión. Nos referimos a los trabajadores de la salud, otros muchos que sostienen a los innumerables indigentes que pueblan nuestro mundo o, a quienes acompañan a pacientes terminales, esas personas que tienen por delante de si un destino mas seguro que cualquiera de nosotros.


Quería compartir esta inquietud porque indagar las fortalezas y debilidades de quienes asumen esos riesgos voluntariamente, resulta intrigante. Me interesó curiosear ese temple que parece reservado a personas con una estatura moral mas alta que cualquiera, aunque poseídos con algún grado de locura, ya que ni Ud. ni yo nos animaríamos a tanto.


Si no se hizo esta pregunta lo enredaré al comienzo con Sui Genesis: un insondable título que, cuando se canse de interpretarlo, iremos al verdadero dilema que trae El libre albedrio, texto que propone una asonada desconcertante: es sobre aquellos que deciden su final antes de tiempo y su prematuridad nos impresiona, como el tema del suicidio adolescente.


Si se anima a profundizar este retrato de época (es la segunda causa de muerte de jóvenes de diez a veinticuatro años a nivel mundial), lo invito a recorrer el itinerario de un puñado de personas que se comprometió con esa realidad sin tener atributos específicos que justifiquen su tarea; es decir, la mayoría no son profesionales de las ciencias del espíritu que son los que asisten a propósito a esa población, como los psicólogos o los psiquiatras. Estos se han dejado llevar por su compasión ante la tragedia y pasaron de esa potencia a la acción impulsados por un acto de amor a la vida (valor relacionado con los que hacen algo por amor al arte).


Hace casi una década se agruparon para convertirse en un equipo de trabajo, la forma más elaborada de congregación aplicada a un objetivo común. Su propósito es hablar con quienes les interese esta problemática porque saben que parlamentar permite tomar conciencia acerca del valor de la vida que, cuando se desvanece y asoma la desesperanza, puede llegar a ser el preludio de la catástrofe para algunos.


Estas cuestiones nos invitan a hablar, aunque muchos esquivan no dándose cuenta de que la única manera de romper la mortificación social que nos invade -en nuestra lengua mortificación significa: sufrir en silencio-, ayudaría al próximo que está en riesgo; en esos casos, un conocimiento acorde a la problemática permite dar una mano y salvar al Otro del abismo existencial.

Repiten en cada conversatorio que El Suicidio Se Puede Prevenir, aunque suene extraordinario a nuestros oídos su proposición ya que a las personas corrientes no se nos ocurre de que manera imaginar el cómo.


Para lograr mayor alcance en la difusión de sus consignas, van a universidades, escuelas, colegios y centro barriales o donde sea que los llamen, porque están convencidos de que hacen falta muchos que hagan poco, para construir un dique de contención social, habida cuenta de que no todos los dramas se resuelven en los consultorios de las ciencias del espíritu; aquí es imprescindible la participación comunitaria”.



“…están convencidos de que hacen falta muchos que hagan poco, para construir un dique de contención social… es imprescindible la participación comunitaria”

Comments


bottom of page